Rendimiento  Precisión  Fiabilidad

 

La cantidad correcta con el perfil correcto:
Regulación y perfilado del balasto

Un exceso de balasto en la vía produce costes innecesarios. La falta de balasto o su deficiente distribución reduce la calidad del sistema vía.

Para regular y perfilar de manera óptima la cantidad exacta de balasto, Plasser & Theurer ofrece una amplia selección de máquinas: para trabajar en línea y en cambios, para trabajar en conjunto con bateadoreas de trabajo cíclico o continuo, para redes pequeñas y también para líneas de alta velocidad.

¿Por qué regular y perfilar el balasto?

El lecho de balasto evita que aparezcan pandeos en la vía. Para ello la premisa es que el perfil de la banqueta esté realizado correctamente. Esto implica, que las cantidades adecuadas de balasto estén distribuidas de la manera más homogénea posible, cumpliendo el perfil teórico a lo largo de toda la línea.

Para poder ejecutar un bateo duradero, tiene que haber balasto suficiente. Precisamente en los últimos años pesan cada vez más las razones económicas en la necesidad de contar con un perfil homogéneo de la banqueta, dado que el balasto excesivo inmoviliza una importante cantidad de recursos financieros. Es más rentable distribuir el balasto disponible de manera correcta y homogénea y reducir así las necesidades de balasto nuevo.

¿Cómo se regula y perfila eficientemente?

Los arados laterales perfilan el flanco de la banqueta, es decir, crean el ángulo correcto del talud. Para ello, los arados laterales arrastran el balasto hacia la zona superior, en dirección a la corona de la banqueta. Allí, el arado central recoge el balasto y lo distribuye según la posición de las chapas guía. A continuación, una instalación de barrido retira las piedras que hayan quedado depositadas sobre las traviesas. Este balasto sobrante o bien se descarga lateralmente o – en aras de una mayor rentabilidad – se transporta a una tolva de almacenamiento a través de una cinta transportadora. Allí el balasto almacenado queda disponible para su distribución en zonas con falta de balasto.


© 2019